22 de octubre de 2008

Miel y limón, el último grito de la ciencia


Limones y miel
Limones en en los carros de un mercado. Fuente: Saluberia
Retomada tras siglos de ostracismo, esta mezcla de miel y limón es más que útil para tratar el dolor de garganta, la afonía y las úlceras.
En esta nota, conocerás como actúa este interesante remedio alternativo, así como también parte de las muchas otras propiedades benéficas de la miel.
Muchos de los medicamentos que hoy se consideran “alternativos”, fueron de hecho oficiales mucho tiempo atrás, cuando todavía prevalecían ciertos métodos curativos caseros y naturales, los cuales se basaban en alimentos y todo tipo de hierbas.
El negocio de la medicina moderna barrió con una gran cantidad de estos remedios caseros, por cierto muy saludables y efectivos, pero afortunadamente es cada vez más la gente que los está empezando a retomar, y de hecho afirman estar maravillados con sus resultados tras incorporarlos a su dieta.

Miel y limón
Uno de estos remedios, es la simple y sencilla fórmula de mezclar miel y limón, bien en un zumo de limón al uso endulzado con miel, bien agua caliente, limón y miel. Una combinación que se utiliza como un elixir que puede aliviar varios tipos de dolores de garganta, y también algunas úlceras.

Siempre se ha dicho que la miel tiene muchos , pero hasta el momento ninguno de ellos habían sido confirmados científicamente. A partir de ahora esta situación cambia, ya que un estudio realizado por científicos del Colegio de Medicina de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos han logrado confirmar las propiedades de la miel.
En la investigación que se realizó se le dio miel a un grupo de niños con tos y a otra parte del grupo se le dio dextrometorfan, este está en muchos de los jarabes para la tos que circulan. Luego de un tiempo de tratamiento se determinó que la miel es más activa, por lo que una cucharada de miel antes de acostarse ayuda a calmar la tos.
¿Cómo se explica la eficiencia de la miel en estos casos? Los niños generalmente se enferman por virus que inflaman la pared de la faringe, la miel de abeja, así como la panela, se fija al tejido inflamado produciendo una capa de protección, esto logra que se reduzca la tos o el . Pero hay que recordar que no se les puede suministrar a niños menores de un año porque si la miel no está bien procesada puede llegar a causar botulismo (paralización de los músculos).

Pero la tos no es el único mal que trata la miel, ya que además es un buen cicatrizante y antiséptico, favorece la producción de tejido nuevo, previene las infecciones en las heridas, es buena para la anemia o para las personas que tienen bajas defensas (por su contenido de hierro, vitaminas B y C, y minerales).
Así que todas las propiedades de la miel mencionadas hasta el momento están constatadas científicamente, sumados a que la miel fortalece los huesos y músculos por sus componentes de calcio y fósforo. No son pocas ni desdeñables las propiedades que se le atribuyen a la miel y están comprobados científicamente, dato a tener en cuenta.

Además, se sabe que su uso tradicional como remedio se puede hallar ya desde el antiguo Egipto.

El dolor de garganta se puede originar tanto por un virus como una bacteria. En el caso de que los problemas se originen debido a los agentes bacterianos, los antibióticos pueden ser muy útiles para combatir el dolor, pero las más de las veces, se puede prevenir llegar a estados que deriven en la ingesta de medicamentos.
Pero si bien las bacterias suelen ser el primer agente externo en llegar a la parte posterior de la garganta, generalmente a esto se superpone una contaminación vírica. Y de hecho, la mayor parte de los casos comienzan en la forma de una infección vírica, por lo que ningún antibiótico puede resultar útil, pero sí lo hace la miel.
Según afirman los expertos, la bacteria que más dolores de garganta suele provocar, es el Streptococcus pyogenes, un germen que de hecho puede también generar fiebre reumática o inflamación renal.
En estos casos, los tratamientos mediante antibióticos son fundamentales para revertir el síntoma, pero sin embargo, mucho experimentos científicos realizados, han demostrado también que la misma miel puede llegar a inhibir al Streptococcus pyogenes. Por esto mismo, se cree que ingerir una dosis de mezcla de miel con limón, frente a los primeros síntomas de dolor de garganta, podría ayudar mucho a aislar este estreptococo.
También bueno para las úlceras
Pero además, la miel demostró poder ayudar a combatir el Helicobacter pylori (H pylori), una bacteria descubierta hace tan sólo un par de décadas, que actualmente se sabe que se trata de uno de los factores que generan las úlceras.
Por ejemplo, la miel neocelandesa Manuka pudo eliminar el H. pylori en tubos de ensayo, y si bien es cierto que aún no existe algún tratamiento convencional en base a este descubrimiento, los expertos sugieren que tomar de dos o tres cucharaditas de miel por día, podría contribuir a que el organismo logre eliminar el H pylori, y reducir también los riesgos de sufrir otra infección.


Limones. Fuente: Saluberia
Y mucho más. Pero por si todas estas bondades terapéuticas de la miel no fuesen suficientes, muchos expertos afirman también que este producto no sólo es útil para el interior del organismo, sino también para tratar la parte externa del cuerpo.
En efecto, varias investigaciones científicas han arrojado como resultado que el mismo uso de la miel puede ser muy útil para cicatrizar y curar una gran serie de heridas, entre las que se incluyen las originadas por quemaduras, además de reducir los casos en que quedan cicatrices.
Asimismo, la miel también parece poder evitar ciertos tipos de infecciones provocadas por heridas, reducir inflamaciones, y ayudar a apresurar y mejorar la curación. Incluso, ciertos científicos afirman poder haber tratado una herida infectada con un superorganismo resistente a los antibióticos, -el Staphylococcus aureus, el cual es resistente a la meticilina-, gracias a… la miel.
Con todos estos beneficios… ¿que estás esperando para dirigirte a tu frutería, en busca de limón, y a tu tienda de productos naturales o apicultor, para adquirir unos botes de miel antes de que llegue el invierno?

Otros artículos relacionados: Infusión de miel, limón y jengibre.

5 comentarios:

Pilar dijo...

El dolor de garganta es un mal muy extendido, sobre todo en esta época del año que comienza. Yo les recomiendo a mis amigos propóleos y miel, pero no todos se animan a tomar remedios naturales. Es como si los remedios de la abuela no tuviesen sentido en la era de los avances científicos.

Andreu Correa Casablanca dijo...

Ya sé que el artículo es antiguo, y no tengo intención de poner en entredicho nada de lo que se afirma, pero aun con eso... no estaría de más que se enlazaran las fuentes o se hiciera referencia a estas (nombre de los investigadores o de su grupo de investigación, título de las publicaciones donde hacen esas afirmaciones...).

Alberto dijo...

Gracias por tu comentario Andreu. Te doy la razón en lo que escribes, así que cuando tengamos un poco de tiempo nos pondremos a ello.

Andrés Ramírez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrés Ramírez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.